¿ Puedo emprender teniendo un trabajo fijo ?

Emprender un negocio no es una tarea fácil. Requiere tiempo, esfuerzo, inversión e inteligencia, así como saber llevar una buena estrategia de marketing para tener éxito.


Seguramente, te surgen diversas dudas sobre qué hacer para iniciar o qué tipo de negocio puedes poner. Emprender un negocio propio conlleva trabajo, coordinación y tiempo, pero existen algunos servicios que puedes ofrecer para iniciar en el mundo del emprendimiento. Estos son trabajos que puedes realizar incluso en tu tiempo libre. Lo mejor de todo es que no necesitan grandes cantidades de capital. Incluso hay negocios en los que no necesitas invertir más recursos que una computadora e internet. La idea de este artículo es que al terminar de leerlo hagas el ejercicio de comenzar a pensar en estos pasos, armes tu estrategia y te decidas por comenzar.

También es importante definir bien tu plan de trabajo para saber cuál es el siguiente paso que vas a dar. Es por eso que hoy vamos a mostrarte los 8 pasos claves que debes seguir para poder emprender un negocio propio mucho más fácilmente y que lo tengas bien planeado desde el inicio.


1. Define qué necesidad de mercado vas a cubrir

Lo primero para emprender un negocio es saber que lo que ofreces cubre una necesidad de mercado, es decir, que existe gente a la que le interesa lo que vendes. Tu trabajo es descubrir quiénes son esos posibles compradores. Una vez que tienes definida la idea de negocio que vas a iniciar, piensa de qué forma vas a ofrecer tu producto o servicio, principalmente si es algo que ya existe en el mercado. Para ello debes responderte a ti mismo qué valor agregado ofrecerás a tus clientes, qué te diferencia de la competencia o te hace especial.

Se trata de convencerte a ti mismo para convencer a los demás de por qué deberían comprarte a ti, ya que debes justificar tu calidad. No son válidas respuestas vagas como “porque yo soy el mejor”. Debes justificar la calidad o buscar ese aspecto diferenciador que vas a ofrecer y que te hace mejor que los demás.


2. Busca personas que compartan tu visión

Si has decidido aliarte con alguien para emprender un negocio o bien si vas contratar a alguien para que atienda a tus clientes mientras trabajas, debes tener presente que las decisiones que tomen respecto al mismo serán hechas en conjunto. Elegir a la persona equivocada puede acarrear problemas a futuro. Busca un socio que comparta tu visión, objetivos y que te complemente de forma estratégica, para que las fortalezas de ambos se aprovechen en beneficio de su empresa y puedan hacerla crecer.


3. Haz tus números

Antes de iniciar tu emprendimiento, debes elaborar un plan de negocios rápido, tomando en cuenta los siguientes aspectos.

Conoce tu punto de equilibrio

Es el punto en el que los gastos del negocio serían iguales a los ingresos, es decir que no hay pérdidas ni ganancias. Para calcularlo, debes determinar los costos fijos y variables. Entre los fijos están, por ejemplo, el pago de alquiler de oficina, salarios fijos, pago de planes de internet, etc. En los costos variables de tu empresa pueden estar los consumibles de oficina, viáticos, comisiones sobre ventas, subcontratación de personal, gastos en llamadas telefónicas, entre otros. Una vez que los tengas, compáralos con los ingresos totales.

Crea una estrategia de precios

Saca el costo de producción o costos operativos. Luego, establece una estrategia de modificación de precios para dar ofertas tus clientes. Es importante para que sepas que aunque negocies los precios de venta, siempre tendrás un margen de ganancia. Algunos tipos pueden ser: el precio de introducción de mercado, el precio de descuento, precios por temporadas, dependiendo del ciclo de vida del precio del producto, entre otros.

Calcula el costo de adquisición de cliente

El costo de adquisición de cliente es el monto invertido en conseguir cada cliente que te ha comprado. Para calcularlo, se debe determinar el costo del marketing y las ventas en un período determinado de tiempo, incluyendo, cualquier otro gasto relacionado, como salarios base. Luego debes dividir el resultado entre la cantidad de clientes que hayas obtenido en ese mismo período de tiempo.


4. Organízate, distribuye tareas y funciones

Uno de los aspectos más delicados es saber cómo organizar el trabajo para que todo funcione de manera óptima. Para ello, es importante determinar cuál es la distribución de funciones para cada uno de los involucrados en la cadena de producción o de servicio de tu empresa, así como un método de trabajo por el cual se regirá la operación. También debes pensar cómo se resolverán las dificultades en caso de presentarse. Una forma de hacerlo es elaborar un esquema del proceso de venta. Es una forma visual de revisar los pasos lógicos de la venta o proceso de producción, desde que se hace el primer contacto con el cliente hasta que la venta se cierra. Teniendo detallado el proceso de venta, puedes delegar las funciones y saber quién será el responsable de que se cumpla determinada parte del proceso. De este modo, todos dentro de la organización del negocio sabrán de qué áreas son responsables y se encargarán de que en ellas todo funcione correctamente.


5. Ten claro el objetivo del negocio

El objetivo principal de todo negocio es generar ventas y ser rentable. Para ello, tu esfuerzo debe estar enfocado en las 4 etapas claves del marketing moderno:

Por lo tanto, debes mantenerte enfocado en ello y no distraerte con actividades que aunque puedan parecerte entretenidas, no son nada productivas.

¿Como qué? Como microgestionar el proceso de diseño de tu publicidad, contestar comentarios en redes sociales, decorar la oficina, crear programas de fidelización de clientes, etc. Son tareas que puedes delegar para enfocar tu esfuerzo en algo más rentable. En palabras del autor y experto de negocios Amar Bhidé: “Enfóquese en la calidad y en el momento de venta de su producto o prestación de su servicio, y en tener un buen departamento postventa. Y el resto, subcontrátelo. Supervíselo, pero externalícelo”. Recuerda siempre tu objetivo y tu tarea más productiva: vender y generar nuevos negocios.


6. Encuentra asesoría profesional en temas que desconozcas

A lo mejor tienes definido cuál será tu giro o actividad, cuentas con un aliado y ya tengas una idea de cómo funcionará el proceso de trabajo, pero también es importante que te asesores en otros aspectos al emprender un negocio. Por ejemplo, si necesitas ayuda con temas de inscripción legal u otros permisos, facturación e impuestos, estudios de mercado, implementación de software para optimizar el trabajo, servicio a domicilio, etc.

En todos estos casos puedes contratar un consultor experto en el área que necesites, de modo que te brinde orientación o te elabore un plan para seguir paso a paso. Otro punto clave al emprender un negocio es mantener la operatividad durante los primeros meses. Esto, mientras logras generar un volumen de clientes que lo haga sostenible y recuperes la inversión. Para minimizar los costos operativos, subcontrata la mayor parte de servicios posible, que no sean la base del negocio, para que te dediques a lo que de verdad importa. Tareas como el manejo contable, el email marketing, redes sociales o el mantenimiento de tu sitio web se pueden coordinar con alguien más incluso puede que ni siquiera estén en tu oficina. Procurar contratar personal fijo solo cuando sea necesario. Es decir, si es una tarea diaria que requiere trabajo o supervisión presencial.


7. Promuévete y consigue clientes por internet

Ninguna estrategia de negocios estaría completa sin que te promuevas en el medio más grande de comunicación: internet, el cual te ofrece una gran oportunidad para darte a conocer. En internet está la manera más fácil de atraer clientes potenciales para que te conozcan.

Para empezar un negocio, también debes crear y optimizar tu sitio web con la ayuda de un profesional: Contrata un programador que ponga tu sitio online y luego busca a un experto en SEO (search engine optimization) para que te ayude a que aparezcas en las primeras páginas de los buscadores o bien puedes contratar a una persona que maneje, diseñe y responda las publicaciones en tus redes sociales, también puedes buscar "influencers" o "attentioners" con quienes puedas realizar un canje para que ellos puedan promover tus productos o servicios. Envía a tus clientes boletines con temas relevantes a través de email, así como con noticias importantes y ofertas.


8. Atención a los clientes

Al emprender un negocio, todo el esfuerzo de asesorarte, implementar tu estrategia de marketing y darte a conocer, debe ir complementado con un buen servicio al cliente. Debes facilitar a tus posibles compradores la comunicación. Agiliza la atención que recibe, en cuanto al tiempo de respuesta a sus consultas. No importa si es a través del correo, redes sociales o líneas telefónicas. También puedes implementar un sistema de chat en tu sitio web. Así puedes resolver dudas o problemas sencillos y brindar información de forma rápida.

En este momento se vuelve importante tener a la mano enlaces a tu sitio. De ese modo puedes enviarlos al cliente para que vea información complementaria a sus consultas. De ese modo, brindarás respuesta ágil y que sea realmente útil para el cliente. Procura siempre dar un trato profesional a tus clientes, tanto cuando te contactan para hacer preguntas como cuando realizan el proceso de compra de tus productos y servicios. No olvides solicitar datos de contacto quienes muestren interés en lo que ofreces. No importa si no te compraron en el momento. Puedes ofrecerles promociones o productos más especializados, a fin de cerrar nuevas ventas.

199 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo